Archive for Marzo, 2012

Delirio ana(r)coreta

Domingo, Marzo 25th, 2012

Detalle de "Geopolítica de un niño mirando el nacimiento de un hombre nuevo" de S. Dalí

Nos despoja de lo cierto el culto al mi, al tu.
Sólo el YOnos pertenece en plenitud;
todo lo demás se asemeja a las palabras,
que pertenecen al que las usa
hasta que otro las vuelva a robar.

Nos condena el culto al tiempo.
Creemos dominarlo con relojes y calendarios,
pero nos mira un paso más adelante
mientras desperdiciamos la certeza del hoy
en pos de un ilusorio mañana.

Nos aprisiona el culto al espacio.
Pretendemos que éste nos pertenece
cuando en realidad suyo somos.
Siendo la Tierra tan grande
¿por qué nacer y morir en el mismo lugar?

No pertenezco,
no perteneces,
no pertenecemos.
Soy contigo y sin ti.
Soy, eres, somos.

Lo nocivo del izquierdismo moderno: sobresocialización

Viernes, Marzo 16th, 2012

Detalle del óleo "Rebaño de ovejas en el abrevadero"

Radical, genio matemático, crítico social y neoludita estadounidense de origen polaco. Theodore John Kaczynski (tristemente conocido también como Unabomber, aunque esa es otra historia que ahora no creo venga al caso) plasma en varios de sus escritos su más radical rechazo al sistema tecnológico-industrial de la sociedad moderna, enfermedad que surge como consecuencia de la llegada de la revolución industrial y que encamina a la raza humana hacia el desastre.

En su trabajo más conocido, La sociedad industrial y su futuro, Kaczynski esgrime con amplitud ácidas críticas contra lo que él considera el izquierdismo moderno. Pero ¿cuál es el perfil del izquierdista moderno al que apunta el autor? En sus propias palabras:

El izquierdista está orientado hacia un colectivismo a gran escala. Enfatizamos la obligación del individuo de servir a la sociedad y la obligación de la sociedad de cuidar del individuo. Tiene una actitud negativa hacia el individualismo. A menudo usa un tono moralista. Tiende a estar por el control de armas, la educación sexual y otros métodos psicológicos de educación «ilustrada», por el planteamiento, la acción afirmativa, el multiculturalismo. Tiende a identificarse con las víctimas. Tiende a estar contra la competición y la violencia, pero encuentra excusas para aquellos izquierdistas que usan la violencia. Le gusta mucho usar tópicos corrientes de la izquierda como «racismo», «sexismo», «homofobia», «capitalismo», «imperialismo», «neocolonialismo», «genocidio», «cambio social», «responsabilidad social».

Sin embargo, el propio Kaczynski reconoce que dichos criterios no pueden aplicarse de manera tajante pues algunas personas pueden sentirse identificadas sin ser izquierdistas, o no reunir ninguno de ellos aún perteneciendo a la corriente de izquierda. Reconoce además al izquierdismo no tantocomo un movimiento o ideología, sino como un tipo psicológico o una colección de tipos relacionados. Todo queda a nuestro juicio es su recomendación.

¿Qué tiene que ver la ideología izquierdista con su rechazo a la sociedad industrial que tanto aborrece? Más de alguno que esté leyendo este artículo (sí, aún mantengo la esperanza de que alguien que no sea mi madre lo lea) lo considerará un derechista resentido; nada más alejado de la realidad, en él no hay color político y debiése ser categorizado más en la línea de un radical individualista anti-ideológico como Max Stirner. Para Kaczynski, entender la psicología del izquierdismo moderno puede servir como introducción al debate de la sociedad moderna en general.

En esta oportunidad quiero traer un pequeño extracto de La sociedad industrial y su futuro en el cual Kaczynski analiza toscamente (tal como él mismo lo reconoce) la sobresocialización, una de las 2 tendencias psicológicas principales que considera como fuerzas principales del izquierdismo moderno (la segunda de estas fuerzas corresponde a los sentimientos de inferioridad, que probablemente dejemos para otra ocasión y así evitar extender la lectura).

Sobresocialización

24. Los psicólogos usan el término «socialización» para designar el proceso por el cual los niños son entrenados para pensar y actuar como demanda la sociedad. Se dice que una persona está bien socializada si cree y obedece el código moral de su sociedad y encaja bien como parte del funcionamiento de ésta. Puede parecer con poco sentido decir que muchos izquierdista están sobresocializados, desde que el izquierdista es percibido como un rebelde. Sin embargo, la posición puede ser defendida: muchos no son tan rebeldes como parecen.

25. El código moral de nuestra sociedad es tan exigente que nadie puede pensar, sentir y actuar de una forma completamente moral. Por ejemplo, se supone que no podemos odiar a nadie, sin embargo casi todo el mundo odia a alguien alguna vez, bien se lo admita a sí mismo o no. Alguna gente está tan altamente socializada que intenta pensar, sentir y actuar moralmente, imponiéndose una severa carga. Con objeto de eludir sentimientos de culpa, continuamente tienen que engañarse sobre sus propios motivos y encontrar explicaciones morales para sentimientos y acciones que en realidad no tienen un origen moral. Usamos el término sobresocializado para describir a tales personas. Durante el periodo Victoriano mucha gente sobresocializada sufrió serios problemas psicológicos como resultado de reprimir o del intento de represión de sus sentimientos sexuales. Freud aparentemente basa sus teorías en gente de este tipo. Hoy en día el foco de la socialización se ha trasladado del sexo a la agresión.

26. La sobresocialización puede conducir a una baja autoestima, a sentimientos de impotencia, al derrotismo, a la culpa, etc. Uno de los más importantes recursos por los cuales nuestra sociedad socializa a los niños es haciéndolos sentir avergonzados del comportamiento o del habla que es contraria a las expectativas de la sociedad. Si esto es excesivo o si un chico en particular es especialmente sensible a tales sentimientos, acaba por sentirse avergonzado de Sí MISMO. Además el pensamiento y el comportamiento de la persona sobresocializada están más restringidos por las expectativas de la sociedad de lo que lo están los de aquellas personas levemente socializadas. La mayoría de la.gente ajusta en una cantidad significativa de comportamiento travieso. Mienten, cometen robos despreciables, violan las normas de tráfico, holgazanean en el trabajo, odian a alguien, dicen cosas rencorosas o usan trucos para ponerse por delante de otro sujeto. La persona sobresocializada no puede hacer estas cosas, o si las hace le generan un sentimiento de vergüenza y autoaborrecimiento. La persona sobresocializada incluso no puede experimentar, sin culpabilidad, pensamientos o sentimientos que son contrarios a la moralidad aceptada; no puede tener ideas «impuras». Y la socialización no es sólo un problema de moralidad; estamos socializados para confirmar mucha normas de comportamiento que no están bajo el encabezamiento de la moralidad. Así la persona sobresocializada está retenida con una correa psicológica y pasa su vida corriendo por los railes que la sociedad ha tendido para él. En mucha gente sobresocializada esto resulta en un sentido de coacción e impotencia que puede ser una severa pena. Sugerimos que la sobresocialización está entre las crueldades más serias que los seres humanos se infligen unos a otros.

27. Deducimos que un segmento muy importante e influyente de la izquierda moderna está sobresocializado y que su sobresocialización es de gran importancia en la determinación de la dirección del izquierdismo moderno. Los izquierdistas del tipo sobresocializado tienden a ser intelectuales o miembros de la clase media alta. Nótese que los intelectuales universitarios, sin incluir necesariamente a los especialistas en ingeniería o la ciencia «hard», constituyen el segmento más altamente socializado de nuestra sociedad y el ala más izquierdista.

28. El izquierdista del tipo sobresocializado trata de huir de su correa psicológica y reafirmar su autonomía rebelándose. Pero normalmente no es suficientemente fuerte como para rebelarse contra los valores más básicos de la sociedad. Generalmente hablando, las finalidades de los izquierdistas de hoy NO están en conflicto con la moral establecida. Antes bien, la izquierda toma un principio de la moral establecida, lo adopta a su manera y entonces acusa a la corriente mayoritaria de la sociedad de violar ese principio. Ejemplos: igualdad racial, igualdad de los sexos, ayudar a la gente pobre, paz como opuesto a la guerra, generalmente pacifistas, libertad de expresión, amabilidad a los animales. Aún más fundamental, la obligación de la persona de servir a la sociedad y la obligación de la sociedad de hacerse cargo de la persona. Todos estos han sido valores profundamente arraigados de nuestra sociedad (o al menos por mucho tiempo de su clase media y alta). Hay bastantes personas de la clase media y alta que se resisten a algunos de estos valores, pero normalmente su resistencia está más o menos encubierta. Tal resistencia aparece en los medios de masas sólo con una extensión muy limitada. El principal impulso de la propaganda en nuestra sociedad es en favor de los valores declarados. La principal.razón de que estos valores hayan resultado, por así decirlo, como los valores oficiales de nuestra sociedad es que le son útiles al sistema industrial. La violencia se desaprueba porque transtorna el funcionamiento del sistema. El racismo se desaprueba porque los conflictos étnicos también lo transtornan, y la discriminación malgasta el talento de los miembros de un grupo minoritario que pueden ser útiles para el sistema. La pobreza debe ser «curada» porque la clase baja causa problemas al sistema y el contacto con ésta abate la moral de las otras clases. Las mujeres son animadas a tener carreras porque su talento es valioso para el sistema y, aún más importante, por medio de trabajos regulares las mujeres están mejor integradas en el sistema y se atan directamente a él antes que a sus familias. Esto ayuda a debilitar la solidaridad familiar. (Los líderes del sistema dicen que quieren fortalecer la familia, pero lo que realmente quieren decir es que procuran que la familia sirva como herramienta eficaz para socializar a los hijos de acuerdo con sus necesidades. Razonamos en los párrafos 51, 52 que el sistema no puede permitir a la familia o a otro grupo social de pequeña escala ser fuerte y autónomo). Estos valores son explícitamente o implícitamente expresados o presupuestos en mucho del material presentado por los medios de comunicación de corriente de opinión mayoritaria y por el sistema educativo. Los izquierdistas especialmente del tipo sobresocializado, normalmente no se rebelan contra estos principios, sino que justifican su hostilidad a la sociedad afirmando (con algún grado de verdad) que esta no está viviendo conforme a ellos.

29. He aquí una ilustración de la manera en como el izquierdista sobresocializado enseña su apego real a las actitudes convencionales de nuestra sociedad mientras pretende estar en rebelión contra ellas. Muchos promueven acciones afirmativas, para mover a la gente negra dentro de los trabajos prestigiosos, para mejorar la educación en los colegios negros e invertir más dinero en tales colegios; la forma de vida de la «clase baja» negra la conservan como una desgracia social. Quieren integrar al hombre negro dentro del sistema, hacer de él un ejecutivo de negocios, un juez, un científico, simplemente como la gente blanca de clase medio alta. Responderán que la última cosa que quieren es hacer del hombre negro una copia del hombre blanco; en vez, quieren preservar la cultura afroamericana. ¿Pero en qué consiste esta preservación? Puede consistir simplemente en comer el estilo de comida negra, escuchar música negra, vestir ropa al estilo negro e ir a una iglesia o mezquita negras. En otras palabras, sólo pueden expresarse en los problemas superficiales. En todos los aspectos ESENCIALES más izquierdistas del tipo sobresocializado quieren armonizar al hombre negro respecto a los ideales de clase media del hombre blanco. Quieren hacer al padre negro «responsable», quieren que las bandas negras se vuelvan no violentas, etc. Pero estos son exactamente los valores del sistema tecnológico-industrial. El sistema no puede preocuparse menos de la clase de música que un hombre escucha, qué clase de ropa lleva o en qué religión cree, mientras estudie en el colegio, tenga un trabajo respetable, ascienda la escala social, sea un padre «responsable», sea no violento y así sucesivamente. En efecto, porque muchos pueden negarlo, el izquierdista sobresocializado quiere integrar al hombre negro en el sistema y hacer que adopte sus valores.

30. Ciertamente no postulamos que los izquierdistas, incluso del tipo sobresocializado, NUNCA se rebelen contra los valores fundamentales de nuestra sociedad. Claramente algunas veces lo hacen. Algunos izquierdistas sobresocializados han ido demasiado lejos hasta rebelarse contra uno de los principios más importantes de la sociedad moderna atrayendo la violencia física. Por su propia cuenta, la violencia es para ellos una forma de «liberación». En otras palabras, cometiendo violencia atraviesan las restricciones psicológicas que han sido experimentadas en su interior. Porque están sobresocializados estas restricciones han sido más limitantes para ellos que para otros; por lo tanto necesitan liberarse de ellas. Pero normalmente justifican su rebelión en términos de valores de la corriente de opinión principal. Si se comprometen en la violencia postulan el estar luchando contra el racismo o algo parecido.

31. Comprendemos que se pueden poner de realce muchas objeciones al pequeño esbozo precedente. La situación real es compleja, y algo como una descripción completa ocuparía varios volúmenes, incluso si los datos necesarios estuvieran disponibles. Afirmamos sólo haber indicado muy aproximadamente las dos tendencias más importantes en la psicología del izquierdismo moderno.

32. Los problemas del izquierdismo son indicativos de los problemas de nuestra sociedad como conjunto. Baja autoestima, tendencias depresivas y derrotismo no están restringidos a la izquierda. Aunque son especialmente notables en ésta, están extendidos en nuestra sociedad. Y la sociedad de hoy trata de socializarnos a un mayor alcance que cualquier sociedad previa. Incluso los expertos nos dicen cómo comer, cómo hacer el amor, cómo educar a nuestros hijos y así sucesivamente.

El manifiesto de Ted Kaczynski no tiene desperdicio (aunque claro, no dice nada nuevo), aunque es una lectura un tanto larga. Si desean aventurarse en él podrán encontrar más de las críticas del autor al izquierdismo moderno. Les dejo el link: La sociedad industrial y su futuro.

La teoría del caos y la familia nuclear

Sábado, Marzo 10th, 2012

Detalle de "La familia del torero" de Raúl Cañestro

Domingo en el Riverside Park los padres ponen a sus hijos en su sitio, clavándolos mágicamente a la hierba con funestas miradas de lechosa camaradería, forzándolos a lanzar bolas de béisbol una y otra vez durante horas. Los niños casi parecen pequeños san sebastianes atravesados por las flechas del aburrimiento.

Los vanos rituales de la diversión familiar transforman cada húmedo prado veraniego en un parque temático, a cada hijo en una alegoría involuntaria de la riqueza del Padre, en una pálida representación alejada 2 o 3 veces de la realidad: el niño como metáfora de cualquier cosa.

Y aquí llego yo con la caída de la noche, colocado en polvo de setas, medio convencido de que estos cientos de luciérnagas surgen de mi propia conciencia -¿Dónde han estado todos estos años? ¿Por qué tantas de repente?- cada una de ellas elevándose en el momento de su incandescencia, trazando rápidos arcos como las grafías abstractas de la energía en el esperma.

“¡Familias! ¡Usureras del amor! ¡Cómo las odio!” Las pelotas de béisbol vuelan sin rumbo a la luz vespertina, pases que se pierden, las voces se elevan en quejoso cansancio. Los niños sienten cómo la puesta de sol va encostrando las últimas horas de libertad concedida, pero aún los padres insisten en prolongar las tibias postrimerías de su sacrificio patriarcal hasta la hora de la cena, hasta que las sombras se coman la hierba.

De entre estos hijos de la clase acomodada uno cruza miradas conmigo por un instante. Le transmito telepáticamente una imagen de dulce licencia, el olor del TIEMPO desatado de todas las redes de la escuela, las clases de música, los campamentos de verano, las tardes familiares alrededor de la tele, los domingos en el parque con papá -tiempo auténtico, tiempo caótico-.

Ya la familia abandona el parque, un pequeño pelotón de desdicha. Pero ése se ha dado la vuelta y me sonríe con complicidad -“mensaje recibido”- y sale bailando tras una luciérnaga, reflotado por mi deseo. El padre ladra un mantra que disipa mi poder.

El momento pasa. El niño es tragado por el esquema de la semana -se desvanece como un pirata de piernas desnudas o un indio prisionero de los misioneros-. El parque sabe quien soy, se revuelve bajo mis pies como un jaguar gigante a punto de despertar para la meditación nocturna. La tristeza aún lo retiene, pero permanece salvaje en su más profunda esencia: un desorden exquisito en el corazón de la noche urbana.

Hakim Bey (*)


(*) Escritor, ensayista y poeta estadounidense; autodenominado anarquista ontológico, adepto al sufismo y autor asociado a la anarquía postizquierda. Extraído de su obra “Comunicados de la asociación de la anarquía ontológica”.